Blog

La magia del etiquetado

14 noviembre 2016

consejos sobre el etiquetado

Es muy habitual pensar que las etiquetas son un “simple papel” donde lo más importante es el tipo de tinta o los acabados del diseño. Pero esto no es así, lo que realmente importa de una buena etiqueta es la combinación de todos los elementos, incluso el tipo de papel o soporte.

La gran mayoría de los soportes de las etiquetas son papel o plástico, pero también existen otras variedades de soporte, ya que no todas las etiquetas sirven en para las mismas condiciones. Hay que buscar la que mejor se adapte a nuestros clientes o consumidores.

Os mostramos 5 ejemplos de etiquetas que van más allá del papel:

1. Etiqueta invisible
Se trata de un polipropileno de máxima transparencia. Visiblemente parece que no exista etiqueta ya que la tipografía parece ser una serigrafía sobre el vidrio o plástico de una botella. Etiquetado muy utilizado para productos de cosmética.

2. Etiqueta de madera
Etiqueta de madera autoadhesiva muy llamativa y decorativa por sí misma. Muy utilizado en vinos y bebidas.

3. Etiqueta de corcho
Es una lámina de corcho natural contraencolada con papel. Una etiqueta que aporta un toque fresco y que da carácter al envase. Muy utilizada en las botellas de vino.

4. Etiqueta de seguridad
Una etiqueta ideal para productos que no se pueden o no se deben manipular, como por ejemplo tóxicos o médicos. Son etiquetas que se rompen al manipularlas y no se pueden volver a utilizar.

5. Etiqueta que no se quema
Son etiquetas ignífugas, ideal para productos para hornear. Apto par ser pegado al alimento.